sobrela_enfermedad_inflamatoria_intestinal

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL?

Cuando hablamos de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) nos referimos fundamentalmente a  la Enfermedad de Crohn (EC) y a la Colitis Ulcerosa (CU). La EC es un proceso inflamatorio crónico que puede afectar a cualquier tramo del tubo digestivo, mientras que en la CU dicho proceso inflamatorio se localiza exclusivamente en el colon y recto. Ambas enfermedades se caracterizan por la alternancia entre los llamados “brotes” o episodios de agudización y periodos prolongados de meses y hasta años asintomáticos. La EII puede debutar en cualquier momento de la vida, aunque mayoritariamente afecta a personas jóvenes con edades entre los 15 y 21 años. Tiene una mayor incidencia en las sociedades industrializadas, fundamentalmente en Europa, Norteamérica y parte de Oceanía, aunque dicha incidencia está aumentando también en algunos países en vías de desarrollo..

CAUSAS

Aunque todavía no conocemos del todo el origen de etas enfermedades, la teoría que más se acepta hoy en día sugiere que se trata de una respuesta inmunológica inadecuada frente a la propia flora intestinal y propiciada por factores genéticos. Dicha respuesta trae consigo un proceso inflamatorio crónico con fases de reagudización. 

SÍNTOMAS

Los síntomas de ambas enfermedades aparecen durante los brotes de las mismas y esencialmente son los siguientes:

  • Diarreas persistentes
  • presencia de sangre y moco en las heces
  • dolores cólicos
  • urgencias para defecar
  • hinchazón abdominal. 

Y todo ello se puede complicar con 

  • fiebre
  • falta de apetito
  • cansancio 
  • pérdida de peso
  • en los niños, retraso en el crecimiento. 

Tanto la CU como la EC pueden acompañarse de lesiones perianales, en forma de fisuras, abscesos y fístula que se manifiestan por dolor, supuración e hinchazón en la región anal. 

La EII por su componente inmunológico puede acompañarse de síntomas extradigestivos, fundamentalmente de carácter reumatológico, dermatológico u oftálmico.

DIAGNÓSTICO

En su inicio la EII puede manifestarse con síntomas muy inespecíficos, lo que hace, entre otros factores, que cerca de un 40% de los pacientes tarden más de un año en ser diagnosticados. Ello pone de manifiesto la necesidad de acudir al médico ante la aparición de los síntomas mencionados. 

TRATAMIENTO

Aunque no existe tratamiento que cure definitivamente ambas enfermedades, disponemos en la actualidad de una amplia variedad de tratamientos médicos que proporcionan periodos prolongados de remisión y una notable mejoría en la calidad de vida de los pacientes

El tratamiento inicial de ambas enfermedades es médico. No obstante, un porcentaje elevado de los pacientes requerirán cirugía en algún momento de su vida. También en el ámbito quirúrgico las técnicas han evolucionado notablemente durante los últimos años incorporando tecnologías y procedimientos que favorecen  una mejor y más rápida reincorporación del paciente a su vida familiar, social y laboral.

La atención clínica de los pacientes se ha visto notablemente reforzada con la creación de unidades hospitalarias integradas por equipos multidisciplinarios específicamente dedicadas a la EII. Ello  ha demostrado que redunda en una mejor y más efectiva atención a los pacientes.